martes, 28 de junio de 2016

el día que Mitterrand nos traicionó...

Si, el presidente de Francia allá por 1982, confesó a su analista que le entregó a la “imperiosa Margaret Thatcher” datos vitales sobre los códigos secretos de los artefactos adquiridos por la Argentina a principios de 1980 a los franceses. Esos códigos inutilizaban las armas que nos habían vendido. En septiembre de 1980 un grupo de cincuenta pilotos y técnicos del Comando de la Aviación Naval iniciaron en Francia un curso de 50 hs en el manejodel avión Super Etendard y sobre nociones básicas del misil Exocet. Siguieron en julio de 1981 y esperaron los cinco primeros aviones y correspondientes misiles de un total de 14 adquiridos por la marina argentina.
El 2 de abril de 1982 debía llegar el equipo técnico francés que habilitaría el funcionamiento de los Exocet. Como ese día los militares argentinos iniciaron la ocupación de Malvinas, el gobierno de Francia decretó ipso facto  el embargo de esos equipos. El personal argentino debió arreglárselas solos para operar esos equipos, y el gobierno francés, con Mitterrand a la cabeza, fue el gran colaborador de Inglaterra en lo que los ingleses llamaron “la reconquista de las Falklands”. Esto es conocido a través de las Memorias de John Nolt, secretario de defensa británico en la época del conflicto.
Fuente: Héctor Ciapuscio en “Dédalo, tecnología y ética”- 1ra. Ed Buenos Aires, 2006.pp95-96

lunes, 27 de junio de 2016

haciendo filosofía después de perder con los chilenos....

Que decir? Gracias Messi, gracias Masche,  Banega, Pocho, Otamendi, gracias a todos!! De verdad!!
A veces la cosas no se dan, por algo será, decía alguien por ahí. Lio: todos queríamos verte festejando, porque esa era también nuestra alegría. No se dió, no se porqué, pero se me ocurre echarle la culpa a los poderosos, que al fin y al cabo manejan los hilos de todo....O, por que no, a los chilenos, que nos ganaron,  jugaron tan sucio, ah, no, ese era el arbitro!. En fin, más allá de la derrota, no quiero que se derritan mis ídolos futboleros, ya que no son de barro, son personas, y más allá de que las "usemos" un rato para que "ganen por nosotros", son seres humanos, de carne y hueso (y mucho músculo! jaja) y como tales merecen mi respeto, más cuando veo que han hecho todo lo posible....
Tendremos que llegar a una final más......para ganarla..!!!
En realidad el problema está en ver el vaso "medio vacío", si lo miramos "medio lleno" podemos admirar a un equipo que en los últimos 3 años ha llegado a las finales de todos los torneos que disputó. Holanda también jugó 3 finales del mundo! No somos la excepción, No somos mejores ni peores, no vuelven las tarifas atrás, ni el super bajas los precios...Pero bueno, igual hubiera sido lindo....hermoso...Quizás debamos transitar la angustia  existencial, de la que nos hubiese privado la victoria. Quizás eso está en nuestra génesis argenta, quizás no conviene distraerse en este momento festejando...quizás, quizás, quizás....
En fin,  seguiremos adelante...!!!



miércoles, 2 de septiembre de 2015

La crítica de Kant, es como el programa de Rial??

Hace unos cuantos años, cuando comencé a estudiar Kant,
quedé más o menos así:

Amarilla, de no ver la luz del sol por estar tratando de entender que decía;  con anteojos, pues imposible que no se crucen los ojos, y ...con la boca abierta! cuando comencé a darme cuenta de la GENIALIDAD de su pensamiento!!!
Aquí les dejo un texto de Guillermo García Domingo, que les explicará al famoso alemán...!!!
 Apuntes de Kant. Por Guillermo García Domingo
En Kant coinciden  tres caminos distintos. En primer lugar el citado racionalismo que fue objeto de sus desvelos en su juventud y su primera época de docente universitario; el racionalismo con su fe ciega en las posibilidades infinitas de la razón humana, en la versión de Leibniz-WolffBaumgarten.

En segundo lugar la corriente empirista representada por aquel que llevó hasta el final, valientemente, todos sus planteamientos, nos referimos al pensador escocés David Hume. Este sólo atribuía capacidad de conocimiento a nuestras impresiones sensibles, como era imposible poseer impresiones directas de los objetos de estudio de los que se ocupaba la Metafísica, el siguiente paso era inevitable: el más absoluto escepticismo metafísico. El ejemplo más radical de este escepticismo está representado en su crítica del principio de causalidad, no hay ninguna impresión de que ningún fenómeno cause otro fenómeno solo una sucesión de impresiones que nosotros asociamos en la idea
compuesta de causalidad, nada más. Este autor le ayudó a Kant a despertar del dogmatismo racionalista.
 De las dos maneras de entender el conocimiento Kant sacó provecho debido a su
admirable sentido común, para afirmar con unos (los racionalistas) las verdaderas
posibilidades y potencialidades de la razón humana sin olvidarse tampoco, como
defendían los empiristas, de los límites de la razón. He aquí el programa filosófico de
Kant. Sin embargo aún falta el modelo que inspiraría su nuevo pensamiento.
 Este modelo es la física matemática newtoniana, de la que Kant era un enorme
admirador, de hecho, como veremos al estudiar la Crítica de la Razón Pura, los juicios
científicos descritos por Newton son el modelo que deben seguir todas las ciencias. En
su física encuentra la universalidad, regularidad y necesidad que echa en falta en la
Metafísica.
 Además de estas influencias que vamos a catalogar como mayores no hay que olvidar lo que ya dijimos a propósito del movimiento ilustrado. No podemos dejar al margen a un autor que logró algo inaudito, que Kant suspendiese su paseo vespertino, y eso fue la lectura de “el Contrato Social” de Rousseau. Seguramente el humanismo de Kant y su admiración por la dignidad humana tengan mucho que ver con el autor francés. 
Kant, En sus Cursos de lógica dejó por escrito las tres preguntas que inquietan a cualquier ser humano que se interrogue sobre sí mismo:
- ¿Qué puedo conocer?
- ¿Qué debo hacer?
- ¿Qué me cabe esperar?
A la primera pregunta intenta responder en su primera obra del período crítico:
“Crítica de la razón pura” (1781- revisada en 1787), en la que se va a plantear cuáles
son los límites de nuestro conocimiento y sus verdaderas posibilidades; es, en definitiva,
una teoría del conocimiento que permita responder satisfactoriamente a la citada
pregunta
A la segunda pregunta, Kant se dispuso a responderla, en orden cronológico, con
“La fundamentación de la metafísica de las costumbres” (1785) y la “Crítica de la razón
práctica” (1788).
En ellas reflexiona sobre los principios de la moralidad, por lo tanto son ensayos
de Ética. En el fondo, Kant va a investigar sobre los dos usos que se pueden hacerse de
la razón humana, su uso teórico, cuando la utilizamos para conocer el mundo
circundante y el uso práctico cuando utilizamos la misma razón para actuar
correctamente en las decisiones que jalonan la vida. La razón es bicéfala, por tanto.
La última pregunta se solapa con el uso práctico de la razón y atiende a
cuestiones religiosas y sociales abordadas en otras obras menores pero interesantísimas
de Kant (como “La religión dentro de los límites de la mera razón”, “Sobre la paz
perpetua” y otras). 
 ¿Qué puedo conocer?
 Fieles al programa de Kant, empezamos por afrontar esta pregunta conforme a
las distintas partes del libro donde intentó responderla. Como dijimos antes, Kant no se
dejó engatusar por el dogmatismo racionalista que no ponía techo a la capacidad de
nuestra propia razón ni tampoco defendió el escepticismo hacia el que nos conduce sin
remisión el empirismo de Hume. La razón puede pero hasta un límite. Esta confianza en
la razón le fue restaurada a Kant gracias a la obra científica de Newton. En ella encontró
el modelo racional a imitar. El conocimiento era posible pues así lo atestiguaba la física
de carácter matemático de Newton.
 No hay mejor medio de comenzar que analizar esta ciencia elaborada por Newton.
La ciencia se basa en juicios.
Un juicio es afirmar algo acerca de alguien o algo. Predicar algo de un sujeto determinado. Decir algo objetivo sobre algo. Kant distingue al menos dos grandes clases de juicios: los llamados analíticos y los sintéticos.
Los juicios analíticos son aquellos en los cuales el predicado está contenido en
el sujeto, esto es posible puesto que el predicado no es más que una explicitación de las
notas esenciales del sujeto: un triángulo es un polígono de tres lados (La
fuente de las letras distinguen al sujeto del predicado). El predicado ya está contenido
en el sujeto, luego la conclusión es inevitable: el sujeto y el predicado son lo mismo. A
esto se le llama en lógica (que estudia la manera correcta de hacer juicios) tautología.
Estos juicios no pueden equivocarse nunca pues si dices que algo es igual a sí mismo,
siempre es correcto; es universalmente válido, sin excepción, afirmar que algo es
idéntico a sí mismo. Los juicios analíticos son verdaderos necesariamente y de manera
universal. Ojo, sin embargo, adolecen de un inconveniente: no nos permiten avanzar en
el conocimiento pues no nos dicen nada que no sepamos ya, no nos ofrecen nueva
información que no esté contenida ya en la esencia del sujeto.
Los juicios sintéticos, en cambio, son aquellos que nos dicen del sujeto
atributos, predicamentos que no sabíamos antes, nos aportan una información nueva que
no estaba latente en el sujeto desde antes. Y esto es así porque se basan en la 
experiencia sensible y particular de nuestros sentidos. Su validez se resiente por esto
pues no podemos extender su validez hasta todo el universo, sólo a esta experiencia
particular y contingente, aquí y ahora. Un ejemplo de esta clase de juicios es: “el
calor dilata los cuerpos”. La segunda parte (el predicado) no está incluida en el
sujeto, es un añadido, fruto de la observación que hemos realizado empíricamente.
 He aquí la clave de resolución del problema: averiguar si existe una clase nueva
de juicios que nos asegure un progreso en nuestro conocimiento como hacen los juicios
sintéticos y, al mismo tiempo, sean universalmente válidos y necesariamente verdaderos
como lo son los juicios analíticos. Estos juicios deberían ser sintéticos “a priori”
(significa que tienen las características ya mencionadas de los juicios analíticos y no han
sido extraídos de la experiencia sensible). Estos son, precisamente, los juicios de la
física newtoniana como “la línea recta es la más corta entre dos puntos”. Este es el
llamado Faktum (hecho probado, incontestable) a partir del cual comenzar la teoría del
conocimiento de Kant.
La “Crítica de la razón pura” (KRV) va a pretender averiguar si son posibles
estos juicios sintéticos a priori en cada una de estas disciplinas: las matemáticas, la
física y la metafísica. Si la respuesta fuera afirmativa entonces estas disciplinas podrían
considerarse ciencias. Cada una de las partes de este libro: Estética trascendental,
Analítica trascendental y Dialéctica trascendental corresponde con la investigación
acerca si son posibles los juicios sintéticos a priori en las matemáticas, la física y la
metafísica respectivamente. 
 Estética trascendental:
Bajo este título se encuentra el estudio de una de las facultades del conocimiento
llamada sensibilidad5
 De ahí el nombre de “estética” pues proviene del término griego
“aisthesis” que significa sensibilidad, capacidad de percibir sensiblemente. El adjetivo
“trascendental” tiene una acepción bien distinta a la que solemos atribuirle, significa las
condiciones que hacen posible nuestro conocimiento sensible, aquellas condiciones “a
priori” (porque no provienen de la experiencia sino que están previamente en cada uno
de nosotros) que posibilitan la emisión de juicios sintéticos a priori.
 Todos os preguntaréis qué relación hay entre la sensibilidad y las matemáticas.
La respuesta tiene que ver con el espacio y el tiempo que son las intuiciones a priori que
imponemos a aquello que nos llega a través de los sentidos. El espacio es la intuición de
mi sensibilidad externa que hace posible la geometría que es una de las partes de las
matemáticas, la otra es la aritmética que es posible gracias a que nuestras experiencias o
vivencias sensibles se dan sucesivamente en el tiempo, que es la intuición a priori de mi
sensibilidad interna.
 Ya están encima de la mesa todos los elementos de la estética trascendental. Los
datos de los sentidos llegan “en bruto” a nuestra sensibilidad que les impone unas
estructuras mentales que están previamente en nosotros que se llaman espacio y tiempo
y son intuiciones puras de nuestra sensibilidad. Estas intuiciones a priori permiten dar
una forma a lo que es amorfo, lo que nos llega a través de la experiencia sensible. La información sensorial nos permite avanzar en el conocimiento (es lo que hace posible
los juicios sintéticos) pero el espacio y el tiempo son las intuiciones que pone el propio
sujeto, porque no están en los objetos exteriores; son las que permiten que podamos a
hacer afirmaciones universales y necesariamente verdaderas, gracias a las cuales existen
juicios que además de ser sintéticos son también “a priori”. De este modo, gracias al
espacio y el tiempo podemos hacer juicios sintéticos a priori en la geometría y en la
aritmética (en las matemáticas, en general).
La suma de los datos sensibles y las intuiciones puras que le dan forma universal es el llamado fenómeno. El fenómeno es lo que “se nos aparece”, aquello queconocemos, lo que sea la cosa u objeto sin el espacio y el tiempo que nosotros les imponemos no sabemos. Es una colaboración entre lo que el objeto nos muestra y lo que el sujeto aporta para que sea posible el conocimiento. La cosa en sí, el noúmeno, es aquello de lo que no podemos decir nada seguro pues sólo conocemos aquello a lo que imponemos nuestras estructuras mentales como el espacio y el tiempo.
Esta conclusión es tremenda pues lleva a admitir resignadamente que no podemos llegar a
saber lo que las cosas son en sí, independientemente de nosotros. El límite de nuestro
conocimiento son los fenómenos, más allá de ellos se abre el abismo del noúmeno.
Podemos pensar sobre ello, jamás aspirar a conocerlo. 

Si queres continuar  leyendo: LA SÍNTESIS TRANSCENDENTAL DE KANT
https://filosofiajaimeferran.files.wordpress.com/2012/04/u-d-11-la-sc3adntesis-transcendental-de-kant.pdf
 Para ver un video de JP Feimann
Sobre el tema de "lo real"

miércoles, 6 de mayo de 2015

Premios Houssay 2015!!

Se conocieron ayer 6 de mayo, los científicos argentinos galardonados con este premio, entre quienes destaco por conocerlo y haber estado en sus conferencias: Juan Piovani, de metodología de las ciencias, y también al filósofo Alfredo Pucciarelli.
Los dejo con la noticia, publicada en el sitio del Ministerio de ciencia, tecnología e innovación productiva.


06.05.2015
Se conocieron los ganadores de los Premios Houssay, Houssay Trayectoria y Jorge Sabato 2014
Son nueve investigadores argentinos que desarrollaron gran parte de su especialidad científica en el país

Bernardo Houssay, uno de los mayores exponentes de la ciencia argentina

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación seleccionó a los ganadores de la edición 2014 de los Premios Houssay, Houssay Trayectoria y Jorge Sabato.
El Premio Houssay está dirigido a investigadores menores de 45 años que desarrollaron la mayor parte de su actividad científica en el país; el Premio Houssay Trayectoria, a aquellos mayores de 45 años; y el Premio Jorge Sábato, a investigadores que se destacaron en transferencia y desarrollos tecnológicos con impacto económico-productivo en sectores críticos para el crecimiento del país. Las distinciones reconocen el trabajo de nueve investigadores en cuatro áreas de conocimiento: Física, Matemática y Ciencias de la Computación; Química, Bioquímica y Biología Molecular; Ciencias Médicas; y Ciencias Sociales, que comprende a Psicología, Ciencias de la Educación, Sociología, Derecho, Demografía, Geografía y Ciencias Políticas.
“El objetivo de estos premios  es reconocer la labor de los investigadores argentinos. A través de ellos buscamos difundir el trabajo de estos científicos tanto a la comunidad científica como a la sociedad en general. Creemos que es de gran importancia que se conozca el nivel y la calidad de la ciencia que se desarrolla en nuestro país”, expresó Vera Brudny, coordinadora del Programa Nacional de Popularización de la Ciencia y la Innovación del Ministerio de Ciencia, área responsable de la organización de la convocatoria.
Los cuatro científicos reconocidos por los “Premios Houssay” son:
la doctora en Biología Humana, Vanesa Gottifredi (área Ciencias Médicas), por su investigación en los mecanismos de plasticidad tumoral ante eventos de daño al ADN que podría incidir en la mejora de protocolos para la utilización de quimioterápicos;
el doctor en Ciencias Biológicas, Javier Palatnik (área Química, Bioquímica, Biología Molecular), quien descubrió la regulación de la expresión génica mediante microARNs en plantas, y continuó sus estudios sobre dicho material genético, atento al desarrollo de herramientas tecnológicas de importancia práctica;
el doctor en Metodología de la Investigación de Estudios Sociales y Políticos, Juan Ignacio Piovani (área Ciencias Sociales), por sus propuestas teóricas y empíricas en el campo de la metodología de la investigación en las ciencias sociales y en el análisis empírico de la temática del empleo y el género;
y el doctor en Ingeniería de Software, Sebastián Uchitel (área Física, Matemática, Ciencias de la Computación), por su investigación en la creación de sistemas de razonamiento automático capaces de abordar la complejidad del software moderno y brindarle al desarrollador respuestas útiles.
Los ganadores de esta categoría recibirán $35.000, una medalla y un diploma.
Por su parte, los “Premios Houssay Trayectoria” son para cuatro investigadores: 1- la doctora en Ciencias Químicas, Elsa Damonte (área Ciencias Médicas), pionera en el estudio de la actividad antiviral de productos derivados de plantas, quien se destacó en virología básica aplicada a virus de importancia sanitaria en Argentina;
2- el doctor en Odontología, Alberto Frasch (área Química, Bioquímica, Biología Molecular), por su labor en Parasitología Molecular y Genética de la enfermedad de Chagas y publicó la primera secuencia de ADN realizada en el país;
3- el doctor en Física, Juan Pablo Paz (área Física, Matemática, Ciencias de la Computación), por su dedicación en los Fundamentos de la Mecánica Cuántica y sus aplicaciones a la Computación cuántica; y por último,
4- el doctor en Filosofía, Alfredo Pucciarelli (área Ciencias Sociales), quien se abocó a la sociología rural argentina y propuso enfoques innovadores acerca de la estructura agraria del país.
Los cuatro ganadores de esta categoría recibirán $50.000, una medalla y un diploma.
Por último, el “Premio Jorge Sabato” está destinado al doctor en Ciencias Químicas, Hugo Luján (área Ciencias Médicas), quien inició el desarrollo de la vacuna contra la Giardasis al descubrir el mecanismo que utiliza el microorganismo Giardialamblia para evadir el sistema inmunológico y creó una forma de vacunación oral para dicho agente.
El ganador recibirá $50.000, una medalla y un diploma.
Cabe destacar que de los ganadores del Premio Houssay Trayectoria se seleccionará al Investigador/a de la Nación Argentina 2014.
Los ganadores de todas las categorías fueron seleccionados por comisiones de evaluación para cada área de conocimiento integradas por 20 miembros de reconocida trayectoria, y como última instancia por una comisión de la distinción conformada por los ministros de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Dr. Lino Barañao; de Educación, Lic. Alberto Sileoni; y la Dra. Vera Brudny.

miércoles, 29 de abril de 2015

El caso Azul: ciencia y bioética


Este es un caso local, que sucedió en nuestra provincia, específicamente en Azul. Después de su visionado, como tarea para los estudiantes de 3ro. Geo, les pido que dejen en "comentarios" una reflexión- impresión sobre el tema. Eso como primera actividad, luego vendrán los ejercicios específicos. Buena vista!!!!

viernes, 24 de abril de 2015

El SER y los presocráticos, + (mas) Sztajnszrajber

Muchos temas en este video: el ser, las cosas, el origen de las cosas: la vida misma, para pensar....
Qué dicen ustedes???

Paradojas y algo más!

Acá les dejo el video de Adrian Paenza donde aparece la paradoja, el sofisma según Zenón, del barbero. También hay otros dos muy interesantes, de Bertrand Russell. a pensar....